Air-pot.

Imágenes: Archivo

Los árboles que cultivamos en Belloch están destinados a ser trasplantados, esta afirmación parece muy obvia y sencilla, pero en general no se tiene en cuenta, no hay que olvidar tampoco que la calidad radicular está íntimamente ligada a la calidad de la parte aérea.  Por lo tanto, el sistema radicular debe ser excelente para garantizar una buena adaptación al medio. Recordemos que la ciudad es un medio hostil para un árbol.

Los sistemas de cultivo convencionales comprometen el sistema radicular de los árboles. Un árbol en cepellón sólo mantiene, en el mejor de los casos, el 18 % de sus raíces, el resto queda en el campo de cultivo.

El cultivo en contenedor provoca deformidades de las raíces que comprometen su implantación, desarrollo y estabilidad. 

En el cultivo en air-pot, la forma de las paredes del recipiente conduce cada raíz hacia un agujero donde el incremento de aire deshidrata la punta estimulando la ramificación radicular, maximizando la capacidad de absorción de nutrientes, agua y oxígeno. Cada nueva raíz sigue el mismo camino hacia el orificio de aire y el proceso se va repitiendo, de este modo la planta desarrolla rápidamente una gran masa de raíces fibrosas. El incremento en la oxigenación del sustrato debida a los orificios juega un papel fundamental en la calidad del sistema radicular. 

  • Sintetizando, hemos recogido en 11 puntos las ventajas del uso del air-pot:
  1. Evita la espiralización de las raíces. (Una de las principales causas de riesgo de caída en arbolado urbano)
  2. Permite el suministro y la plantación en su ubicación definitiva en cualquier época del año.
  3. En el suministro presenta todo su sistema radicular completo, sin recorte de raíces.
  4. Con este sistema, se consiguen cultivar especies con dificultad de enraizamiento.
  5. El porcentaje de marras o bajas en la plantación debidas a la calidad de la planta se reduce significativamente.
  6. El proceso de implantación en su destino es mucho más rápido.
  7. La planta presenta mayores ratios de crecimiento.
  8. La calidad del sistema radicular garantiza un mejor desarrollo.
  9. La forma del cepellón facilita un mejor anclaje, mejorando su estabilidad.
  10. La planta puede mantenerse dentro del recipiente sin afectar a la calidad de las raíces.
  11. Este sistema de cultivo es reutilizable por lo que no genera ningún tipo de residuo.

Jordi Cuyàs Sierra
CTO Belloch Forestal