Arquitectura de los árboles

Ilustración: Francis Hallé

La forma de la copa nunca es aleatoria; cada árbol tiene su programa específico de desarrollo, controlado por genes, desde la germinación. La forma del árbol adulto puede ser modificada por factores ecológicos, pero siempre persisten las reglas de desarrollo; analizar estas reglas es el objetivo de la arquitectura.” La trascendencia de esta afirmación del botánico Francis Hallé (Francia, 1938) aparecida en el artículo “Arquitectura de los árboles” (Bol. Soc. Argent. Bot. vol.45 no.3-4 Córdoba jul./dic. 2010) no siempre ha sido tenida en cuenta como se merece.

En este artículo se establecen las claves para determinar a cuál de los 22 modelos arquitectónicos arbóreos pertenece una especie concreta. Estos 22 modelos se definieron por Hallé y Oldeman en “Essai sur l’architecture et la dynamique de croissance des arbres tropicaux.” (Masson Ed., Paris. 1970). El total de especies arbóreas conocidas actualmente 60.065 se desarrollan siguiendo alguno de estos 22 modelos establecidos.

Como afirma Hallé, la forma del árbol se rige por una serie de reglas de desarrollo controladas por genes. Estas diferentes reglas genéticas vienen determinadas por la especie a la que pertenece el árbol.

Conocer y respetar la dinámica de crecimiento de cada especie, así como los portes potenciales de la misma, nos garantiza que no tendremos sorpresas futuras y nos permitirá escoger mejor el árbol adecuado para cada ubicación, ahorrando así en gastos de gestión (podas) que, además, en caso de hacerlas, afectaran negativamente a la salud del árbol.

En Belloch Forestal respetamos la dinámica de crecimiento natural de cada especie y minimizamos las podas con el objetivo de ofrecer árboles bien estructurados, sanos y seguros.

 

Jordi Cuyàs Sierra

CTO Belloch Forestal